Antes de que se marchiten los dedos

...

Ven,
no necesito que entiendas,
sólo acaríciame el pelo.