Volviéndome humus

Hace tanto
que no viene
tu risa a buscarme
que olvidaron moverse
la mitad
de mis dedos,
una pierna
ya no quiere
bailar
y se han puesto
pochos
todos los tomates.