Eructos literarios

Su nombre lo dice

desperté y pensé que tenia una resaca...
pero no era un resaca...
era una bodega... en mi cabeza...
...un bodegón...oO


Descanso dormido y fresco un sueño fatuo que rasga mi muerte. Pero más duro es el cielo: estertor helado de altura infinita.
No escuches la crítica del orador malsano que vomita palabras sin sentido. Habla pidiendo a sí mismo una fétida parábola que le descubra el sentido de su vana retórica...oO

0

Bibibi, bibibi,bibibi,
Puto despertador de mierda, como odio el puto bibibi. Otro rutinario working day.
Café, café, necesito un café. Dónde esta Cristi? No ha venido en toda la noche, toda la puta noche de juerga eso si que es vida, estoy hasta el culo de mantenerla...oO

0

Son las ocho de la mañana de un día especialmente frío de febrero. El cielo gris perla, teñido de un ligerísimo violeta empieza a tomar trazos anaranjados en las estelas de los aviones.
Ruidos lejanos de coches me recuerdan que sigo en el mismo sitio. Enciendo un cigarro antes de poner a Lou Reed a un volumen que mis neuronas sean capaces de captarlo. Me siento en la cama, cojo el cenicero y me tumbo de nuevo. Pasan dos canciones y el cigarro se acaba. Busco una toalla y me voy a la ducha. Pero en el servicio me lo pienso mejor, hace mucho frío, mejor mañana. Vuelvo a mi habitación, me cambio los calzoncillos y la camiseta. El resto de ropa, la de ayer. La de antes de ayer. No desayuno, no tengo hambre, aunque al salir de casa cojo una manzana...oO

0